Limpieza y cuidados de tus Xparta Shoes, tanto si son alpargatas, abarcas, menorquinas, cuñas, esparteñas, etc.

Para la suela:

Para limpiar la suela de yute es necesario un cepillo. Hay que pasarlo por el jabón y luego por el yute frotándolo de lado a lado para así quitar la suciedad que está adherida en el yute. Luego toma un paño de algodón húmedo (en agua tibia) y retira los restos de jabón.

Puedes utilizar un jabón neutro para mezclarlo con el agua o bien optar por un jabón suave como los que se usan para lavar la ropa de bebé o las prendas delicadas.

No olvides evitar el exceso de agua en el calzado pues el yute tiende a ponerse duro cuando se humedece. La clave para limpiar alpargatas de yute sin que queden huellas es hacerlo con cuidado y precisión.

Para la lona o algodón:

Para limpiar tus Xparta, primero debes quitar todo resto de suciedad que pudiera estar adherida para luego pasar un paño mojado con agua con jabón en la lona o algodón. Friega bien con movimientos circulares para quitar la suciedad y luego utiliza otro paño húmedo para quitar el jabón. Pásalo una y otra vez hasta que no queden restos de jabón.

Para el serraje:

Lejos de lo que pensamos o parece, el calzado de serraje es muy fuerte y resistente, y con el tiempo embellece. Lo único que tenemos que hacer es cuidarlo un poco más que a los zapatos de piel tradicional y el que conlleve una limpieza más especial no es motivo para no disfrutarlos al máximo.

Lo primero que debemos hacer como cualquier zapato, es dejarlo descansar unas horas para que se airee después de estar todo un día puesto. Si por un casual el zapato se nos ha mojado, tendremos que ponerle papel de periódico en el interior para que absorba toda la humedad y así evitamos que no se deforme. Déjalos secar a la sombra nunca directamente al sol y si se te ha mojado sólo una zona, mejor que lo humedezcas el resto de la superficie para que te quede un tono uniforme al secar.

Su peor enemigo es el aceite pero también hay varias soluciones para este incidente común y que tanta rabia nos da. Una forma antes de, es prevenir aplicando sprays especiales que los protegen e impermeabilizan de manchas, agua… etc., si no ha sido así, frota la mancha suavemente,  con una goma de borrar del colegio o con agua y un poquito de alcohol, frota la mancha con esta mezcla y con una esponja suave, después pasa un paño seco y limpio. Otra opción de limpieza es aplicar un poquito de talco o sal fina sobre la mancha y dejar que absorba la grasa pero esta opción tiene que ser al instante. Después cepilla y listo.

Al ser un material  poroso, acumula polvo y suciedad con facilidad por lo que para su limpieza rutinaria mezcla en un vaso, detergente o jabón en crema, con agua y haz espuma, pon un poco de esta espuma sobre las cerdas de un cepillo y frota suavemente los zapatos, a continuación pasa un trapo seco y limpio. Importante no usar agua caliente y no humedecer de más.

Es muy recomendable cepillarlos a diario y en la misma dirección del pelo, con un cepillo especialmente diseñado para este uso,  los podemos encontrar en cualquier tienda de reparación de zapatos  y grandes superficies, suelen tener dos partes una con cerdas duras y otra más blanda como de goma. Primero le pasaremos la parte de cerdas blanditas y si hubiera manchas de barro por ejemplo, la parte de cerdas más duras.

Y para tenerlos listos para la temporada próxima cuando ya no los uses, guárdalos en bolsas de tela de algodón o simplemente envueltos en papel.